El Libro del Camino. Etapa 2: Alto del Perdón – Pamplona

El Libro del Camino. Etapa 1: Roncesvalles – Pamplona
22/05/2018
El Libro del Camino. Etapa 3: Pamplona – Estella
25/05/2018
Mostrar todo

El Libro del Camino. Etapa 2: Alto del Perdón – Pamplona

Miércoles 9 de Mayo de 2018

A las 8 AM me dicen por el teléfono de recepción que la temperatura es de 10 grados, sin lluvia y sin niebla. Toca la trompeta todos arriba a la ducha y a desayunar. Luego acicalarse, y se supone que todos evacuados, cuando suenan las 9 horas está el autobús esperando con el Bachiller Alexandro al volante, doña Mayor Mercedes y doña Mayor Palmira, con don Fernando y don Jesús los Fuertes, somos 30 los peregrinos. Ya somos peregrinos. Buen camino.

Nos despiden los Tres Reyes, Don Alfonso el Casto, Don Alfonso VIII y Sin Sancho el Fuerte. La mesa de los tres reyes está a 2444 metros de altitud en el vértice donde confluyen Aragón, Navarra y el pirineo Francés. Subimos al Puerto del Perdón.

Un vértice rocoso con sendos valles ambos lados, llenos de pueblecitos y en las cumbres lejanas  molinos de tres las aspas que rompen el paisaje.

Un monumento circular de piedras, recuerda, el sitio donde estuvo la fosa, las 90 personas asesinadas en la guerra civil en 1936 y 1937. Por lo visto eran carlistas «por Dios y por la patria, por la patria y el Rey».

El frío y el aire de la cumbre no han podido con una fila de peregrinos de hierro que allí están. Vemos pasar a otros peregrinos a pie y en bici. Todos eran extranjeros.

Íbamos a Obanos, pueblo limpio y hermoso, donde hay un arco ojival en donde se juntan los dos caminos, el aragonés que viene de Somport y el francés de Roncesvalles. Degusta, cata, sazona, saborea, olfatea, disfruta y adereza dicen en el bar donde sirven la sidra ‘Ladrón de Manzanas’.

Se reunía Junta de Infanzones de Obanos del siglo XIII, con estatutos, archivo y  que en 1329 se disolvió. Las «ligas» así llamadas eran para protegerse de los bandidos y de los abusos de los nobles de poco pelo. El lema era «pro libertate patria gens libere state«, es decir «permanecer libres por la libertad y la patria».

Luego de cruzar el arco en el grupo nos dividimos en dos: las liebres que caminarán 10 km a pie y los caracoles que caminaremos solamente tres, entre amapolas, tomillos, espinos albares y aliagas amarillas. Alguna abeja vimos. Mariposas ni una.

Puente la Reina, que es Gares, está a 22 km de Pamplona, que en vasco se dice Iruña. Pasamos por Eunate donde el susto fue morrocotudo porque cobraban cinco euros por poner el sello en la credencial. Dijo Juan, mi amigo,  que la tinta con la que lo ponían debía ser de calamar en extinción. Al final resultó que el sello era gratis y lo que costaba cinco euros era la estancia en el albergue, una ganga para los tiempos que corren. En este albergue están los padres Dehonianos del Sagrado Corazón y tenían un cartel con el Padrenuestro del peregrino:

Padrenuestro que estas en los caminos
que velas por nosotros los peregrinos
hágase tu voluntad
así en el calor como en el frío
auxilia nuestros desfallecimientos
como nosotros auxiliamos
a los que desfallecen
y líbranos de todo mal.
Amén.

En Gares hay una calle larguísima, la mayor de Europa me dijo un carnicero, que se llama calle mayor, Kalea Naguna. Y en ella desembocan callejuelas que son BELENA.

Llegamos al río Arga, qué grande, qué limpio, no está embalsado es  el puente de la Reina doña Mayor esposa de Sancho el Mayor, tiene cinco ojos y es precioso.

Luego fuimos a comer costilla asada de cerdo o merluza, primer plato y postre de buffet y vino de Navarra.

EUNATE. Fuimos al campo, a una iglesia aislada, pero a la que acuden de todos los pueblos circunvecinos, con bodas, romerías, gaitas y misas, tiene el Santísimo.

Raquel, fue nuestra guía. La ermita es octogonal, rodeada de un cerco de arquería, y es del siglo XII. La virgen de Eunate fue robada por el famoso tristemente, Erik El Belga, y no se ha podido recuperar. En su lugar hay una réplica exacta

Dicen que dicen, tantas cosas de los templarios, pero aquí sí había datos reales, la forma octogonal, asimétrica, que la asimetría no rompe la armonía. Tiene o tenía linterna para indicar de noche el camino a los peregrinos. En Torres del Río, hay otra iglesia casi igual con linterna. Hay diez u once marcas de cantero, una de ellas debe de ser templaria. Hay un Cristo sin cruz, otro signo templario. Como en Puente la Reina vimos un Cristo en Y griega, no con brazos horizontales, sino formando el signo de  la victoria.

El Bachiller Alexandro, nos trae finalmente a Iruña, al hotel, cansados pero felices. ¡Buen Camino Jubiladetes!

Javi El Mayor