El Libro del Camino. Etapa 6: Castrojeriz – Fitero de la Vega – Frómista

Comida de fin de curso 2018
31/05/2018
Talleres de AUDEMA para el curso 2018/19
03/06/2018
Mostrar todo

El Libro del Camino. Etapa 6: Castrojeriz – Fitero de la Vega – Frómista

Domingo 13 de Mayo de 2018

Cuando iniciamos la jornada no imaginamos las sorpresas que la ruta nos depararía…

Comenzamos en Villaquirán de los Infantes, campos de llanura cerealista y paisaje de semipáramo. Al fondo el cerro de Castrojeriz, cuya población aparece tumbada a la falda del cerro. Nos tropezamos con la Colegiata de Santa María del Manzano, de majestuoso gótico y rosetón espectacular, destacando las arquivoltas del pórtico y un poco más adelante la iglesia de Santo Domingo. La población exhibe con orgullo su fuero otorgado a Fernán González por sus servicios al Rey castellano.

Avistamos un precioso valle y al fondo, imponente, se exhibe un altiplano al que se accede por un camino blanco que serpentea y se empina y se empina hasta decir basta, donde el aprendiz de peregrino reniega y rezonga hasta alcanzar su cima.

La bajada al valle siguiente nos reconforta pensando en que nos espera el descansadero de la «Fuente del piojo».

Nos sorprende recoleta la ermita de San Nicolás, hoy albergue y lugar de reposo del andarín y ya divisamos el río Pisuerga con el famoso Puente Fitero, a cuya homónima población nos dirigimos para tomarnos un descanso y degustar una cerveza fresquita.

Después, con cierta urgencia, nos dirigimos a la población de Frómista, punto central del Camino de Santiago y donde veremos la joya del románico: San Martín de Tours, iniciada en el siglo XI.

Ahora nos encaminamos a la iglesia de San Pedro, gótico del siglo XV, en cuya sacristía encontramos muchas tablas hispano flamencas, expoliadas en su día por Eric el belga, y que pudieron recuperarse casi todas.

Finalizando la visita en Santa María del Castillo que, aunque no contiene obras de interés, destaca un montaje audiovisual que nos refresca la importancia del arte en el camino de Santiago.

Por último hicimos una parada para ver las esclusas que forman parte del Canal de Castilla, impresionante obra de ingeniería hidráulica del S XVIII para unir los ríos Carrión y Pisuerga.

El aprendiz de peregrino quiere un poco más de camino y hará votos para que año próximo se complete y presentarse ante el santo.

Salud para todos/as.

José Doñoro