Crónica del viaje cultural a Las Cinco Villas (Románico)

COMIDA DE AUDEMA FIN DE CURSO EN SIGUËNZA 15/06/2017
06/06/2017
Universijazz Alcalá 2017
23/06/2017
Mostrar todo

Crónica del viaje cultural a Las Cinco Villas (Románico)

Crónica de las Cinco Villas

Acompañados por nuestro profesor, Manuel  Rey , nos fuimos a visitar la comarca de las 5 Villas.

Durante el trayecto nos va hablando  del movimiento monástico Cisterciense, nacido en Francia a comienzos del siglo XI, y también de S. Benito de Nursia  creador de la famosa Regla Benedictina “Ora et labora”, teniendo muy en cuenta el aprovechamiento de la luz solar, para conseguir un equilibrio entre el trabajo, la meditación la oración y el sueño.

Llegamos a Stª María de Huerta . Y después de la parada de rigor para el café, comenzamos la visita a este grandioso  lugar.

Uno de los monjes a través de un documental nos relata la vida monástica; contemplativa dividiendo la jornada entre la oración litúrgica, la Lectio Divina, el estudio y el trabajo, en un clima de silencio y oración.

Todas las dependencias del monasterio están rodeadas de un muro con 8 cubos almenados. En el frontón de la entrada pudimos ver una imagen de la Virgen. Más tarde la puerta fue agrandada y presenta otro frontón adornado con la jarra de azucenas símbolo de pureza relacionado con la Virgen María. La iglesia tiene planta de 3 naves y crucero con 5 capillas absidiales  con arcos apuntados y bóveda  de sencilla crucería. El refectorio es un gran espacio de luz,  donde destaca la escalera de subida al púlpito del  lector,  y se comunica con una gran cocina. Entrando en el entreclaustro se puede ver la zona de los hermanos conversos o Legos.

También nosotros pasamos a nuestro refectorio (del latín refectorium) “que repara las fuerzas mediante el alimento”.

Continuamos nuestra visita al Monasterio de Veruela, donde  después de recibir un buen chaparrón  pasamos a las habitaciones en las que Gustavo Adolfo y Valeriano Bécquer estuvieron alojados  allí  donde se muestran los textos y dibujos de los dos artistas románticos, que inspiró muchos pasajes de sus obras en especial la colección de “Cartas desde mi Celda “

El monasterio es un magnífico ejemplo de la sobria arquitectura cisterciense.

Visitamos el Museo del Vino de la Denominación de Origen Campo de Borja. En la planta Superior se exponen las marcas de vinos más importantes de la D.O. La planta inferior consta de tres áreas, viticultura, enología y envejecimiento, también se expone utillaje y maquinaria empleada en dichos procesos de elaboración.

Con el vigía eterno,  El Moncayo.  Y como dijo Gustav Mahler. “Un vaso de vino en el momento oportuno vale más que todas las riquezas de la tierra”, a continuación  nos obsequiaron con un buen “caldo”.

Y con pan y vino andamos nuestro camino hacia Ejea de los Caballeros, donde pernoctamos.

Al día siguiente llegamos a  Uncastillo, desde sus afueras la visión es inolvidable. Un pueblo rodeado de montes y ruinas castellanas con iglesias románicas fantásticas y torres góticas inimaginables. Nos recibe Jesús que  con su simpatía, su ingenio y su voz nos cautiva.

El casco urbano conserva todo el sabor medieval y en él encontramos numerosas casas palaciegas, románicas y renacentistas. Como la Casa Consistorial, y la Lonja Medieval. En la plaza del Mercado, Jesús nos señala tallada en el sillar una vara aragonesa, medida utilizada en los mercados medievales.

Paseando por las empinadas calles de la localidad llegamos a la Iglesia de Stª María la Mayor. La cabecera del templo se remata con cornisa decorada con ajedrezado jaqués y canecillos historiados. Hay animales mitológicos, personajes haciendo burla,  serpiente mordiendo los genitales a un varón. En otro una serpiente dicta al oído de la dama con su lengua, la actividad lujuriosa que ha de desarrollar con el varón.

Por la calle Mediavilla llegamos a la iglesia de San Martín de Tours. (Manuel nos contó la historia de este santo con su manto)En uno de sus capiteles aparece a caballo, partiendo su capa con la espada para un mendigo.

El interior está convertido en museo. Podemos observar una cruz procesional romántica. Hay una bella portada oculta. El tímpano, orlado por una ancha cenefa de lacería  muestra un crismón trinitario flanqueado por dos fieras a modo de leones de inacabables cuellos.

El coro destaca con una bella sillería renacentista tallada por Juan Picart. Aquí Jesús nos sorprendió con su voz lírica regalándonos dos canciones una que cantan al alba y  otra más apropiada para el sitio donde estábamos.

En nuestro recorrido llegamos a Sos, la ciudad natal del Rey Católico. Después de subir una empinada cuesta, llegamos hasta el palacio de Sada, donde nos esperaba una guía local. Aquí la reina Juana Enríquez dio a luz al infante Fernando.

Empezamos la ruta por el Barrio judío, deteniéndonos en la Plaza de la Sartén. Pudimos ver en una de sus casas una hendidura donde los judíos situaban la Mezuzah. Seguimos callejeando por las laberínticas calles de la judería hasta la Sinagoga, pudiendo admirar algunas puertas que tenían una + dibujada en sus muros,  así dejaban  constancia de haber sido  reconvertidos al cristianismo.

Tras bajar una de las callejuelas fuimos a parar a una de las 7 puertas con las que contaba Sos el Portal de la Reina por la que entró la reina Juana Enríquez  procedente de Navarra con varias ventanas saeteras.

Continuamos nuestra ruta por la Plaza de la Villa, con un pórtico donde se celebraba el mercado semanal. Destaca un hueco triangular conocido como el “quesito” aquí se colocaba la “romana” una báscula para pesar los productos. Al lado se colocaba la “barra jaquesa” (medida de longitud de 772 mm, que servía para verificar la longitud de sus telas, hilos o textiles. En esta plaza también está el Ayuntamiento de estilo renacentista de finales del S. XVI con el escudo de la Villa.

En la antigua Lonja Medieval que hoy alberga la biblioteca municipal, aún se conserva el  aljibe. Antes de entrar en el túnel  que va hacia la iglesia de San Esteban nos recibe una estatua del director de cine Berlanga en homenaje por su película “La Vaquilla”. Nos paramos para ver la cripta, y por la gran portada románica del  S. XII accedimos a la iglesia donde destaca un Pantocrátor rodeado de los 4 evangelistas (tetramorfos).

En el interior destaca la pila bautismal del S. VIII donde probablemente fue bautizado Fernando el Católico.

A la salida y justo enfrente de la puerta principal de la iglesia hay una especie de mirador desde donde se ve el Monasterio de Valentuñana. Y desde aquí nos marchamos a comer.

Por la tarde, con Manuel volvimos a hacer parte del recorrido de la mañana, pero ya con más detalle. Vimos que en algunos otros lugares del pueblo hay varias sillas dedicadas a los actores con una claqueta en el suelo, con frases que decían en La Vaquilla. En la de José Sacristán se lee.” No digas… ¡Por Dios! …¡Que somos rojos! Del personaje Teniente Broseta.

A continuación nos marchamos a Ejea  de los Caballeros donde nos alojábamos.

El domingo,  llegamos a Luna , nos recibió Teresa y ,fuimos a visitar la ermita de San Gil de Mediavilla. El exterior es muy sobrio, está construida en sillería de piedra de arenisca con sencillos contrafuertes.  La escultura de los capiteles es la “Biblia de los Pobres”  hay un ciclo de la vida de Cristo destacando la escena de la Eucaristía con S. Juan reclinado sobre la mesa.

Otro capitel completa la hª de la vida de S. Gil iniciada en el tímpano de la entrada, representa en 2 escenas el pecado de Carlomagno revelado a S. Gil y el entierro de los muertos de Roncesvalles.

Dicha decoración se completa con algunos restos de pinturas que aún se conservan.

Por último visitamos la iglesia de Santiago de la Corona S.XII. Su planta es rectangular de una sola nave, rematada por un ábside semicircular y una cripta debajo del  presbiterio Construida con piedra de sillería, fue consagrada al culto en el año 111. Uno de los retablos está dedicado a Santiago, y la cripta está presidida por una talla gótica en piedra de la Virgen del  SXV.

 

Con un buen chaparrón, un vinito y un buen aperitivo nos marchamos a comer, despidiéndonos ya de estos bonitos lugares.

Aprovecho para dar las gracias a Audema  por el esfuerzo que ponen en cada una de las actividades y, por supuesto a Manuel que tantas enseñanzas nos regala.

También a Jesús, a la guía local de Sos , así como a Teresa Daniel y Juan de la asociación Banzoazcon.

Pilar Carrasco

Gracias a ti Pilar por tu magnifico trabajo

AUDEMA